Sadana corta de Tara Blanca

 

NAMO ARYA TARAYE

Refugio y generación de la mente de la Iluminación
En el Buda, el Darma y la Sanga me refugio ahora y para siempre. Por mi bien y
por el bien de todos los demás seres genero la mente de la Iluminación. ¡Todos los
Budas y Bodisatvas que vivís en las diez direcciones, escuchadme! Para alcanzar
el estado de la perfección genero de ahora en adelante lamente de la Iluminación.
x3

Autogeneración
OM SOBHAWA SHUDDHA SARVA DHARMA SOBHAWA SHUDDHO HAM

Todo se vuelve vacuidad. De la esfera de la vacuidad aparece una sílaba PAM.
Ésta se transforma en un loto blanco. Una AH se convierte en un mandala lunar.
Encima de él aparece mi propia conciencia bajo la forma de una sílaba blanca
TAM. Ésta irradia luz, hace ofrecimientos a todos los seres arya y realiza los
propósitos en favor de los seres. La luz reúne las bendiciones y regresa entrando
en la sílaba TAM.
La TAM se convierte en Tara Blanca, tan blanca como la luna de otoño. Soy de
aspecto juvenil, tengo un rostro y dos brazos. Mi mano derecha muestra el gesto
de la suprema generosidad. La izquierda se halla delante de mi corazón y sostiene,
mediante el mudra de las Tres Joyas, el tallo de una flor utpala que florece junto a
mi oreja izquierda.
Parezco una joven de dieciséis años, provista de todas las marcas mayores y
menores de un buda. Me encuentro sentada en la postura vajra y estoy adornada
con muchas joyas.
En mi coronilla hay una OM blanca, en la garganta una AH roja y en mi corazón
una HUM azul. De la HUM salen rayos de luz que invitan a venir a los seres de sabiduría en el aspecto de Tara y a las deidades de iniciación.

 

DZA HUM BAM HO

Nos hacemos inseparables. La iniciación es concedida y soy adornada con el Buda
Amitaba en la coronilla.

Bendición de los ofrecimientos externos para la autogeneración
OM VAJRA AMRITA KUNDALI HANA HANA HUM PHAT
OM SOBHAWA SHUDDHA SARVA DHARMA SOBHAWA SHUDDHO HAM

Todo se vuelve vacuidad. De la vacuidad se forman sílabas OM, que se
transforman en recipientes adornados con joyas. Cada uno de los recipientes
contiene una OM, de la que surgen sustancias de ofrecimiento, puras, ilimitadas e
infinitas.
DM AH HUM x3

OM ARGAM AH HUM
OM PADIAM AH HUM
OM PUPE AH HUM
OM DUPE AH HUM
OM ALOQUE AH HUM
OM GUENDE AH HUM
OM NIUDE AH HUM
OM SHAPTA AH HUM

Ofrecimiento
OM ARYA TARE SAPARIWARA ARGAM, PADIAM, PUPE, DUPE, ALOQUE,
GUENDE, NIUDE, SHAPTA PRATITSA HUM SOHA

Alabanza corta
Tú liberas con TARE de la existencia cíclica.
Por medio de TUTTARE liberas de los ocho tipos de
peligros’.
Por medio de TURE liberas de todas las enfermedades.
A tí, Noble Madre, la Liberadora, yo me postro.

Recitación
En mi corazón, sobre un disco lunar, hay una sílaba TAM, de pie, rodeada por los
mantras. Las sílabas irradian luz que pacifican todas las enfermedades,
perturbaciones creadas por espíritus dón, manchas y oscurecimientos. Alcanzo el
estado de la inmortalidad.’

OM TARE TUTTARE TURE MAMA AYUR JHANA PUSHTAM KURU SOHA

 

Dedicación
Que por estos méritos pueda yo alcanzar el estado de Arya Tara y llevar a todos los seres sin excepción a este estado.

Pueden recitarse más oraciones de dedicación’. Se debe procurar no separarse del orgullo divino en todas las situaciones de la vida.

 

Colofón
Esta sadana fue solicitada por Palden Tsultrim, escrita por el monje budista
Panchen Palden Yeshe (1737-1780) y traducida por Lodró Tulku en enero de
2007 e la Isla de Tara, que colma los deseos. Redacción alemana a cargo de
Sónam Pálmo y Ulrike Koch

Recitación del mantra y práctica de larga vida de Tara Blanca

Cuando hacemos Tara blanca como práctica de larga vida, lo más importante es
recitar los mantras de Tara Blanca. Por lo general se dan dos mantras:

1. El mantra raíz: OM TARE TUTTARE TURE SOHA vale para todos los
aspectos de Tara. Este mantra de diez sílabas es común a todas las Taras, ya
sean verdes, rojas, blancas, negras o amarillas.
2. El mantra especial de Tara Blanca dice: OM TARE TUTTARE TURE MAMA
AYU PUÑE JHANA PUSHTAM KURU SOHA

OM (significa cuerpo, habla y mente, de Taray de mí)
TARE — liberar (se refiere a los seres de capacidad superior)
TUTTARE — liberar con determinación (se refiere a los seres de capacidad inedia)
TURE — liberar rápidamente (se refiere a los seres de capacidad inferior)
MAMA — mi
AYUR — energía vital
PUÑE — méritos
JHANA — sabidruría
PUSTHAM KURU — incremento (para larga vida y sabiduría)
SOHA — estabilización

Es decir: Que tu cuerpo, habla y mente bendigan mis tres puertas. Libérame,
libérame con determinación, libérame rápidamente. Que mi energía vital, mis
méritos y sabiduría se incrementen. Que tus bendiciones sean estables.

Durante la recitación nos concentramos en tres puntos muy importantes:
1. Recuperar la energía vital perdida
2. Restaurar la energía vital perdida o degenerada
3. Recoger energía vital.

 

I. Punto: recuperar la energía vital perdida
De los mantras y de la sílaba TAM en mi corazón salen rayos de luz. Éstos
salen en todas las direcciones y vuelven a traer toda mi energía vital perdida.

Espíritus activos, que son seres no humanos, también llamados bhutas, así
como el dios Yama, desafortunadamente son capaces de robar mi energía sin
que yo lo note. Las personas no pueden. Durante el sueño cogen parte de mi
energía y, posiblemente, también estando despierto. Cuando experimentamos
estados de miedo, lo tienen más fácil, pues es un estado anímico en el que no
estamos especialmente protegidos.

Nuestra energía vital está totalmente desperdigada, como granos de arroz
volando por el aire en todas direcciones. Es decir, se encuentra en muchos
sitios y en muchas direcciones. Mediante determinadas prácticas como la de
Tara Blanca podemos volver a atraer la energía vital diseminada y recuperarla,
al igual que un imán atrae el hierro.

Mediante esta práctica se puede volver a traer todo, enviando rayos de luz. La energía de vida regresa a mi corazón en forma de jarras de larga vida repletas de néctar.

De la TAM viene una corriente de néctar de sabiduría que llena todo mi cuerpo, desde la coronilla hasta las plantas de los pies. Esto provoca una gran purificación de faltas, oscurecimientos y negatividades. Los obstáculos han de ser apaciguados mediante la purificación. Al final, hemos alcanzado el estado de la inmortalidad. Hay que imaginar todo esto mientras a la vez se sigue recitando el mantra sin interrupción. Así, podemos recuperar la energía vital perdida.

2. Punto: restaurar la energía vital perdida o degenerada

Aquí se trata de volver a producir la energía y de contrarrestar la degeneración de méritos. La disminución de la energía y la degeneración de los méritos acortan la vida. Puedo consolidar y restablecer ambas. También los votos rotos pueden acortar mi vida. Por eso, independientemente de la práctica de Tara Blanca, los votos y samayas rotos deberían ser restaurados y consolidados de nuevo.

3. Punto: recoger energía vital en relación con los elementos
Ahora viene restaurar la energía que necesitamos para una larga vida y, concretamente, en relación con los elementos. Los elementos son tierra, agua, fuego, aire y espacio.
Vivimos a costa de estos elementos, por decirlo de algún modo. Si trabajamos
bien con ellos, disfrutamos de una vida agradable. Si no, tenemos problemas
de salud. Podemos experimentar enfermedades graves.
Nuestra energía vital depende, entre otras cosas, de los elementos del exterior,
pero también de los elementos de dentro del cuerpo. La armonía entre los
elementos extensos e internos es decisiva para la Salud y la vida.
Cuanto peor es ese trabajo conjunto, tanto más negativo es el efecto consiguiente para la salud. Necesitamos fortalecer estos elementos para poder mantenernos sanos.

Para que el mundo pudiese surgir, primero fue necesario el elemento espacio.
En ese espacio pudieron desarrollarse luego el resto de los elementos y así formarse el mundo. También dentro de nosotros, necesitamos el elemento espacio para respirar o tragar etc. Pero también afuera necesitamos el espacio para construir casas y lugares habitables y crear asentamientos.
Los demás elementos son igual de importantes. El elemento aire, por ejemplo,
hace posible que nuestro cuerpo pueda desarrollarse en el seno materno y crecer. Para cualquier tipo de desarrollo, maduración, movimiento y para cualquier comunicación verbal necesitamos de este elemento.
De la misma manera, encontramos el mandala de aire en forma de sílaba YAM
cuando bendecimos el ofrecimiento interno en la práctica de Chakrasamvara y
Vajrayoguini.
Por medio de la práctica de Tara podemos recoger toda esa fuerza de los elementos para nuestra vida.

Nos visualizamos como Tara. En el corazón se encuentra la sílaba TAM, la cual identificamos con nuestra conciencia. Permanecemos en la recitación del mantra y a la vez hacemos las siguientes visualizaciones sobre los elementos:

Espacio

De la sílaba TAM en mi corazón como Tara Blanca salen rayos de luz azul.
Aquí visualizamos diosas azules encima de innumerables rayos de luz. En la punta de cada uno de los rayos azules hay una diosa azul. Estas diosas sostienen en la mano derecha un gancho y en la izquierda una jarra azul. Ellas recogen toda la energía perdida del elemento azul espacio. Aúnan la energía del espacio extenso, del espacio normal, del espacio que se encuentra en la
habitación, del espacio visible de fuera y del espacio dentro de mi cuerpo que permite los movimientos de los órganos. El espacio de la habitación hace que podamos movemos libremente. El espacio permite, en general, el movimiento libre, como p.ej. el de un avión.
En cualquier caso, las diosas azules recogen toda la energía vital del gran espacio en forma de una corriente de néctar y luz azules. Las jarras en la mano izquierda de las diosas están llenas y regresan hasta mí entrando en la sílaba blanca TAM.

Variante:
Todas las diosas me rocían a mí como Tara Blanca con el néctar de sabiduría de las jarras azules. El néctar fluye a través de la coronilla entrando en mi cuerpo. Además imagino que externamente mi aspecto es el de Tara, pero por dentro aún soy Fritz, samsárico, el ser normal. Por medio del néctar derramado sobre mí, todos los obstáculos y negatividades salen de mí a través de los orificios inferiores de mi cuerpo. Abandonan mi cuerpo en forma de
pelos, escorpiones, arañas, serpientes y líquido negro y sucio. Finalmente, todo el cuerpo se llena de luz azul. De este modo, se alcanza el estado de la inmortalidad. Con esto hemos creado una base importante y un buen apoyo  para nuestra vida.
Se sigue recitando el mantra.

Aire [También llamado viento.]

Aquí, de la sílaba TAM salen innumerables rayos de luz verde con diosas verdes. Tienen en la mano derecha un gancho y en la izquierda jarras verdes. Salen en las diez direcciones y recogen de todos los reinos de más arriba, de abajo y del centro, toda la energía vital del elemento aire.
Recogen y llevan hasta mi cuerpo los cinco vientos principales y los cinco vientos secundarios. En la etapa de consumación del anutarayogatantra se habla igualmente de estos vientos.
La fuerza del elemento aire es recogida desde todas las direcciones. Las jarras verdes de las diosas ahora están llenas. Soy rociado con el néctar de las jarras.
El néctar fluye a través de la coronilla entrando en mí y todas las impurezas
salen de mí. Estoy lleno de la corriente de néctar verde y luz. He alcanzado un cuerpo estable.
Semed kvi bu es un ser muy poderoso, sabe disparar muy bien y con fuerza con la flecha y el arco. Puede destrur incluso piedras, éstas vuelan en todas direcciones. Ni siquiera el puede destruirme. Mi estabilidad es extraordinaria.

Ni siquiera un elefante poderoso y robusto puede danarme. Tampoco los elementos. Asi de solid° soy. Todo el tiempo continuo recitando el mantra.

Fuego

Esta vez, diosas rojas sobre rayos de luz recogen toda la energía del elemento fuego. De todas las direcciones pero sobre todo de abajo. Luego, nos llegan de energía roja de fuego y nos purifican de todas las negatividades. Ahora tengo un calor interno muy agradable y estable dentro del cuerpo. Tengo un cuerpo de luz como el sol, radiante y resplandeciente. He alcanzado el estado de la inmortalidad.
Continuo recitando el mantra todo el tiempo.

Agua

Esta vez, diosas de color blanco sobre rayos de luz recogen con ganchos y jarras blancas toda la energía del elemento agua. Recogen agua de todos los lugares donde hay agua, rios, mares, oceanos y del lago Manasarovar junto al Kailash. Todas las enfermedades salen de mi cuerpo en forma de sangre, pus
etc. Mi cuerpo es colmado de nectar blanco y luz.
Todo el tiempo continuo recitando el mantra.

Tierra
Esta vez, son enviadas diosas amarillas sobre los rayos de luz portando ganchos y jarras amarillas. Recogen toda la energía y la fuerza del elemento tierra del Monte Meru, de la fuerza de todas las montañas, así como de la valla de hierro, que se forma al surgir la tierra. Al recibir el agua, todas mis afecciones de carne, huesos y órganos salen de mi cuerpo. Finalmente, mi cuerpo es colmado de una corriente de néctar amarillo
y luz. Obtengo un cuerpo muy estable. Soy tan estable como el Monte Meru.
Todo el tiempo continuo recitando el mantra.

Cuatro posibilidades más de recoger energía vital

1. De la sílaba TAM salen rayos de luz con diosas. Estas hacen ofrecimientos a los campos de merito de Tara Blanca e invitan a innumerables campos de mérito a venir a mi. Estos llegan hasta la cabeza de la sílaba TAM dentro de mi corazón. Así, he obtenido el estado inmortal de Tara Blanca.

2. De la sílaba TAM salen rayos de luz con diosas. Estas hacen ofrecimientos a todos los Budas y bodisatvas y vuelven a traer a mi sus bendiciones de cuerpo, palabra y mente, que alcanzando la cabeza de la sílaba TAM
penetran en mi corazón. Así, he alcanzado el estado inmortal de Tara Blanca.

3. Esta es una práctica especial. De las sílabas y los mantras en mi corazón salen rayos de luz. En sus extremos hay diosas de ofrecimiento, que hacen ofrecimientos a Budas y bodisatvas. Estas vuelven a traer a mi sus bendiciones de cuerpo, palabra y mente en forma de nectar de larga vida.
Las bendiciones llegan a la cabeza de la silaba TAM en mi corazon. Los mantras sobre los radios en mi corazon hacen sonar el sonido individual de cada sílaba. Cada una genera su propio sonido. Al mismo tiempo, fluye de  cada sílaba néctar como en una borrasca, y Ilena todo mi chakra del corazón. De esta manera, mi cuerpo, lengua y mente se han vuelto una sola cosa con las bendiciones de cuerpo,habla y mente de Tara.

4. Si alguien no es capaz de realizar estas diferentes visualizaciones, hay todavía una forma más  sencilla. Visualizo por encima mía en el espacio una Tara Blanca. Cada vez que recito el mantra se desprenden duplicados de la Tara generada delante de mi, que llegan a mi corazón.
Si, por ejemplo, he recitado 100 veces el mantra, he absorbido innumerables Taras en mi corazón. Al final, tengo la sensación de haber recibido una gran bendición y de haber alcanzado el estado de la inmortalidad.
Por Último, el Buda Amitabha que se encuentra en la coronilla se transforma en Amitayus. De su jarra de larga vida salen corrientes de néctar de larga vida hacia abajo entrando en la Tara Blanca y después en mi. Sobre la apertura de mi coronilla, mi cuerpo fue Llenado por dentro de
néctar de larga vida.

 

Práctica adicional para generar energía vital y méritos
Diosas de muchos colores son enviadas desde mi corazón. Estas recogen con ganchos y jarras la energía de larga vida de dioses, nagas, personas especialmente longevas mahasidas, eruditos y tántricos. Los tántricos pueden encontrarse por todas partes, incluso en las montanas. Las diosas recogen is energia de larga vida de todos los sistemas de mundos que existen. También de personas que poseen mucho conocimiento y de rishis que han alcanzado grandes realizaciones de mantra. Además, de seres que han alcanzado la inmortalidad. De todos se recogen bendiciones y energía. No es que se les quite, que tengan después  menos energía.
La energía es además recogida por mantras y dharanis. Todo el proceso de recoger es posible gracias a mi concentración y a los mudras. Mis méritos, mi esplendor y
mi magnificencia aumentan. Obtengo tambien la fuerza (poder) de diferentes tipos de seres en is forma de los ocho símbolos auspiciosos, de las ocho riquezas de un monarca universal y de las ocho sustancias auspiciosas. Recibo la gran autoridad, el poder y la energía de los distintos reinos divinos de Indra y el dios Brahman bajo la forma de una corriente de néctar. Todo es absorbido por mi.

Otra posibilidad de incrementar la energía de larga vida
De modo excepcional, se puede también visualizar una concentración de Taras encima de uno mismo: un campo de mentos con Tara Blanca y Amitayus como Buda que corona, rodeados de muchisimos bodisatvas, dakas, dakinis, viras, virinis y protectores. Hacen caer una gran bendición en forma de fibres, hacen música y cantan canciones auspiciosas. Bendicen y estabilizan la energía vital que acabo de recibir mediante oraciones de petición.

Sobre la recitación del mantra
Variante: se puede recitar el mantra largo 3, 7 0 21 veces y luego recitar principalmente el mantra raiz de diez sílabas. Antes de finalizar, recitar otra vez elMmantra largo.

Antes de concluir la recitación del mantra se pueden recitar de 1 a 3 veces las vocales y consonantes para consolidan la bendición y luego el mantra de Vajrasatva.

Práctica final
Después de la práctica de larga vida se recita el mantra de 100 sílabas de Vajrasatva segim la tradicion del loto. Tara lleva a menudo un triple adorno de joyas en la cabeza. Imagino que sobre mi cabeza, en la joya del medio, está el Buda Amitabha o Amitayus coronandome. De su corazón salen corrientes de néctar. Por medio de el todos los errores cometidos en relación con mi práctica son purificados. Todos los defectos cometidos durante la visualización, la
recitación del mantra, is concentración y falta de energia son completamente
purificados por la bendición al recitar el mantra de Vajrasatva.
A continuación, se ofrece una torma redonda blanca. Si se desea, se pueden
preparar bolas de torma para el sequito de Tara junto a la torma, con o sin píldoras.
La generación frontal se disuelve según se describe en la sadana.

¿Cómo puedo restablecer los meritos agotados?
Esto puede realizarse también entre sesiones. Es decir, en el tiempo en el que no
meditamos. Se puede:

1. Hacer ofrecimientos a las Tres Joyas.
2. Donar algo a gente necesitada o dar de corner a los pajaros del bosque.
3. Imaginar que envio desde is silaba blanca TAM en mi corazon rayos pars purificar los reinos de los dioses.
4. Recitar sutras con asiduidad, como los de “La PerfecciOn de is sabiduria” o el “Sutra del Corazon”
5. Realizar is practica de Vajrasattva.

6. Realizar una oracion del fuego con Vajradaka.

7. Recitar el Sutra de is Confesion con los 35 nombres de los Budas.
8. Realizar autoiniciaciones desde is vision del tantra Anuttarayoga.

Todo esto son posibles formas de acumular meritos.

Desde is silaba TAM en mi corazon salen rayos de luz que recogen y traen bendiciones desde todas las direcciones posibles:
1. De los Budas y Bodisatvas
2. De los maestros del linaje de los nueve linajes de transmisi6n de Tara Blanca.
3. De cuerpo, habla y mente:
a) La bendición del cuerpo en forma de diferentes deidades, como Taras Blancas de todos los tamaños posibles, como montañas, seres humanos y granos de mostaza.
b) La bendición de la lengua en forma de vocales, consonantes, sílabas TAM y mantras.

c) La bendición de la mente en forma de flores utpala, vajras,campanas y jarras.

Mediante esto, todos los meritos, todos los votos y samayas rotos son restaurados.

Una mención sobre la sadana breve
De Tara Blanca hay una sadana muy breve de Pabongka Rimpoche, de la que existe una traduccion (no en este cuaderno).
Fue compuesta a peticion de Trinley Dhargye, el administrador de Pabongka Rinpoche, a quien llegue a conocer. Estuvo en 1961 en Delhi y y mas tarde tuvo un comercio de incienso. Siempre que pasaba por ahi levantaba su sombrero.

Una breve indicación sobre el contenido de la sadana corta
En primer lugar viene la practica de refugio. Luego, de la vacuidad aparece un loto blanco, un disco lunar y en el centro de este una for utpala blanca con mi conciencia en el aspecto de una silaba blanca HUM con una TAM en el bindu (o al contrario, con HUM en el bindu de TAM).
Las silabas irradian luz y convocan a los seres de sabiduria y de la iniciación. Estos se vuelven uno conmigo. Me convierto en Tara Blanca y me corona Buda Amitayus.

Las sílabas emanan luz. Recogen la energia vital de todas partes y regresan a mi corazón. Ahora se recita 21 veces el mantra largo y luego el corto. A continuación, se recitan las vocales y consonantes y se concluye con el mantra de Vajrasatva. Siguen las oraciones de petición y dedicación.

Dedicación de la sadana corta
Que en el momento en que yea los signos de la muerte, pueda ver la figura de Tara Blanca. Pueda ganar la batalla contra el dios Yama y alcanzar la inmortalidad. Pueda vivir cien años y jamás ser un recipiente para fines no virtuosos. Que gracias a mis méritos pueda completar las tareas para mi y para los demás.

 

Redacción del comentario por Anna Leiser.